Pedraforca desde Gósol: una ruta menos transitada a un clásico del Prepirineo

La idea de este sábado de julio es hacer un super-clásico por una via no tan clásica: el Pedrafroca desde Gósol. Las ascensión es más larga y tiene mayor desnivel, pero estará menos transitada que la vía normal por el refugio Lluís Estasen. El descenso del Pedraforca por la Tartera de Gósol nos evitará usar la muy deshecha Tartera de Pedraforca, ya desgastada del paso de tanta gente. Madrugamos como mandan los cánones del excursionismo y pronto aparcamos en la Plaça Major de Gósol. Gósol se ha convertido en un pueblo de segundas residencias, pero no le faltan encantos. Como muestra de ellos podemos ver este texto de uno de sus habitantes ilustres, el sacerdote del pueblo, que no es otro que el famoso Mossen Ballarin.

Plaça Major de Gósol

Salimos andando desde allí para poder completar una excursión circular. En un rato llegamos al Coll de Font de Terrers, donde hay acceso con vehículos y donde unas amplias praderas y unas mesas de merendero nos tientan a tomar un respiro. Como es pronto y nos queda mucho lo dejaremos para otro día. El camino prosigue por cómodo terreno y progresivo ascenso, entre densos bosques. Pasada la cota 2.000 se acaban los bosques y empiezan los prados alpinos, mezclados con pinos y terreno pedregoso, dejando formas caprichosas que nos deleitan en nuestro ascenso.

Una mirada a la Collada de les Ajagudes

Nos dirigimos hacia la Collada del Verdet. Antes de llegar a ella nos topamos con la entrada al Avenc del Verdet o Forat de les Gralles, una cavidad de 27 metros de profundidad de la que salen sonidos de los pájaros o murciélagos que hay dentro. Discutimos sobre si se trata de murciélagos, de cuervos o de otras aves, pero no vamos a llegar a saberlo porque obviamente ninguno de nosotros va a bajar a la cueva para comprobarlo.

Forat de les Gralles

La visión llegando a la Collada del Verdet es espectacular y te puedes hacer una idea de la subida que te espera hasta llegar al Cim Nord del Pedraforca y posteriormente al Pollegó Superior.

Collada del Verdet y Pollegó Superior del Pedraforca

Hasta aquí hemos venido solos y tranquilos, pero a partir de aquí parece que hayamos desembarcado en la Ramblas de Barcelona. Aparecen bastantes grupos de personas ascendiendo, algunos de ellos sin ropa de abrigo siquiera y con apariencia de no ser muy conocedores de progresión en montaña. Es verdad que el ascenso no requiere una técnica depurada y sólo hay que grimpar un poco, pero no consideraría el Pedraforca como la mejor montaña para los que no se han movido algo por este tipo de terrenos.  

A pie del inicio de las grimpadas hacia el Cim Nord del Pedraforca nos paramos a recuperar un poco de energía y empezamos a subir, usando ya las manos de manera continuada. El uso de las manos y la densidad de personas nos hacen avanzar despacio.

Pequeña canal llegando al Cim Nord

La verdad es que la subida es entretenida y no tiene desperdicio, aunque hay que evitar épocas en que haya el menor rastro de nieve pues la dificultad se multiplica y podemos tener una mala experiencia. A medida que subimos nos alcanza la niebla, que va menguando la visibilidad, aunque de vez en cuando se deje entrever el Pollegó Superior.

Niebla en el Pollegó Superior

Finalmente alcanzamos la cima del Pedraforca. Hoy hay visibilidad casi nula y está hasta los topes de gente, así que decidimos descender hacia la Enforcadura.

En el Pollegó Superior

Una vez allí sorprende la verticalidad del terreno en la Tartera de Pedraforca, por donde baja casi todo el mundo.

Enforcadura del Pedraforca, hacia la Tartera

Nosotros en cambio nos encaminamos hacia la Tartera de Gósol, menos vertical, menos deshecha y menos concurrida. Hacia el lado de Gósol, por donde bajaremos nosotros, el tiempo parece más estable y hay algo más de visibilidad.

Gósol desde la Enforcadura

Cuando se nos acaba la Tartera de Gósol, entramos en terreno boscoso, que añade encanto al descenso hacia el punto de inicio de nuestra ruta al Pedraforca por Gósol.

Bosques bajando a Gósol

Disfrutamos el descenso, cada vez más cómodo a medido que perdemos altura, hasta que salimos a los amplios terrenos de cultivo a las afueras del pueblo de Gósol, ya muy cerca del punto final de nuestra aventurilla de hoy.

El Campet y Torre del Campet

Y casi queda todo dicho de esta completa y mayúscula excursión. Sin duda el Pedraforca, tanto por la belleza de la propia montaña como por la del recorrido merece una o más visitas, pero mejor hacerlas en días menos turísticos, jeje. Para concluir el día echamos la mirada atrás y ahí está el esbelto Pedraforca, casi tapado por las nubes, pero siempre sugerente e inspirador con su singular estética.

Pedraforca desde Gósol

Álbum fotográfico de la ruta al Pedraforca desde Gósol

Descripción de la ruta al Pedraforca desde Gósol

Comentarios

Sergio, te agradezco que hayas repetido un año después esta ruta al Pedraforca para acompañarme en mi primera ascensión a esta espectacular montaña. 

Hemos hecho el mismo recorrido, subiendo al Pedraforca desde el pueblo de Gòsol, y bajando también por la Tartera de Gòsol. A mi este recorrido me ha parecido de lo mejor por la variedad de paisajes y, sobretodo, por lo divertido que es, con un poco de todo: una buena subida para sentir el esfuerzo, grimpadas para llegar a las cimas, emocionantes pero al alcance de cualquiera con un mínimo de preparación y sentido común, impresionantes vistas arriba, el divertido descenso por la tartera de Gòsol, que también tiene sus tramos de 'derrape', y el tramo final de bajada por el bosque.

Además, por lo que he visto en el post, tuvimos mucha suerte, buen tiempo para poder apreciar las vistas de todo el recorrido, de las colladas, y especialmente desde la cima, y mucha tranquilidad durante el ascenso, en la cima del Pedraforca, y durante el descenso, en el que no nos encontramos con nadie, ya que los pocos excursionistas que había bajaban o por la tartera clásica, o por donde habíamos subido nosotros, justo para evitar el descenso por la Tartera del Pedraforca, que al estar tan descompuesta, tal como comentas en el post, ya no es lo que era y, por lo visto, se hace un poco pesado bajarla.

En la subida encontramos a un alemán que la hizo con su hijo, que debería tener unos 12 años, y no tenía ningún miedo a grimpar por las rocas, y en la cima sólo coincidimos con un agradable grupo de 6 personas que estaban haciendo un itinerario de descubrimiento del Pirineo catalán y francés de http://www.haciendohuella.com. Venían de Madrid, y también de Córdoba, del Club de Senderismo Llega como Puedas. Aparte de una buena conversación, nos fue muy bien porque pudimos hacer todos fotos de grupo sin que faltara nadie.

Bueno, pues eso, personalmente hacía muchos años que tenía pendiente subir al Pedraforca y, a pesar de que la cima no es demasiado alta, he entendido enseguida porqué es una de las ascensiones más emblemáticas del excursionismo catalán. Recomiendo esta ruta al Pedraforca totalmente, y de hecho ya la tengo catalogada en mi memoria como una de las mejores excursiones que he hecho en mi vida.

 

Comentar también que para este verano me he planteado el reto de subir a la Pica d'Estats, y la ascensión al Puigmal, que hicimos el mismo día que la Transpirenaica Social y Solidaria subía también a la cima, y esta subida al Pedraforca formaban parte de mi 'entrenamiento' antes de subir a La Pica.

De momento he cumplido mis dos objetivos iniciales, y como ya he comentado, aunque la subida al Puigmal por Fontalba también estuvo muy bien, y la cima ya está a la considerable altura de 2.900 metros, la ruta al Pedraforca ha superado todas mis expectativas, y ha puesto el listón muy alto para el objetivo final de subir a la Pica d'Estats.

Espero poder completar mi pequeño reto de este verano, y después de haber subido a la Pica, mi primer 3.000, comentar de nuevo mi experiencia, y lo que más me ha calado de cada ruta.

 

Añadir nuevo comentario