BLOG

Circular al Pico de Añisclo y a Monte Perdido

En una ocasión nos acercamos al Pico de Añisclo por su cara Sur para intentar subirlo desde la zona de la Punta de Las Escaleras. No conseguimos localizar la canal correcta y uno de nuestros compañeros no avanzaba muy cómodo, así que decidimos retirarnos. Días después subíamos a la cima por su ruta normal y desde allí estuvimos buscando por dónde enlazaba la canal que dejamos a medias. En otra ocasión subimos a Monte Perdido directamente desde el Cuello de Góriz, sin dar la vuelta ni pasar por la zona del refugio.

El relato que os ofrecemos a continuación relata una excursión que fue posible gracias a la suma de todos esos conocimientos, y es que pudimos hacer el Pico de Añisclo por una de sus vías más directas y enlazar luego con Monte Perdido y bajar por su ruta normal para completar una elegante y exigente ruta circular.

Principios de septiembre. Nuestros días en el Pirineo de Huesca tocan a su fin. El tiempo no ha sido malo en las últimas fechas, pero un viento intensísimo nos ha privado de la realización de grandes ascensiones en alta montaña. Hoy nos acercan al Bajador de Ciarracils, la zona de los Miradores de Ordesa. Subimos al camino de Cuello Gordo, que en breve nos llevará al Cuello de Góriz con las primeras luces y los augurios no son muy prometedores.

Nubes acercándose al Cilindro de Marboré

De momento sopla viento, que aunque no muy fuerte, está trayendo un buen grupo de nubes a las cimas de Las Tres Sorores. Seguimos hacia el Cuello de Góriz, esperando cómo evoluciona la cosa. Llegando allí, parece que no hay ráfagas peligrosas y que podemos proseguir, al menos de momento.

Aquí el camino normal a la vía de las Escaleras pasa por encima de Góriz para coger la normal al Perdido, y cuando estamos a unos 2.600 metros se desvía a la derecha por un pedregal inclinado. Nosotros nos encaminamos a la Vía de las Escaleras de manera casi directa, por la cara Sur del Monte Perdido, sin camino al principio. Cuando hemos subido un buen trecho, enlazamos con una especie de traza e hitos y ya encaramos la vía por su trazado normal. 

Cuando rondamos los 3.000 metros de altura, se abre delante nuestro una especie de llano con un pequeño lago en medio de él.

Lago a los Pies del Pico de Añisclo

Avistamos ya el Cuello de Monte Perdido y la entrada a la canal por la que ascenderemos a nuestro primer gran objetivo del día.

Cerca de la Punta de las Escaleras, con el Cuello de Monte Perdido al fondo

El camino aquí es más sencillo, hasta que encaramos la canal de ascenso, que es la que se ve en la siguiente foto (la fisura más larga que va en diagonal desde el centro de la foto a la derecha de ella). Una de las canales que se intuye, que suben casi en vertical, corresponde a otra vía más compleja para el ascenso, la Burra Pelaya.

Burra Pelaya y canal de acceso al Pico de Añisclo

Nuestra canal no es compleja, pero es agotadora, pues está muy inclinada y la piedra muy suelta, por lo que gastamos mucha energía subiendo por ella. Hay que andar con ojo, pues si no vamos siguiendo los hitos que encontramos nos podemos acabar encajonando en alguna subida más compleja. En la foto siguiente, podemos ver cómo dos de los compañeros de ascenso salen por lugares diferentes de la canal y lo inclinado del terreno.

Salida de la canal

Una vez hemos abandonado la canal, el camino es mucho más sencillo y llegamos sin problemas y en poco tiempo a la cima del Pico de Añisclo.

Xiruca en el Pico de Añisclo

Por fin hemos llegado a la cima por el camino que se nos había resistido.

El grupo en el Pico de Añisclo

Una vez aquí, cuando hemos reposado suficiente y disfrutado de las vistas, empezamos el descenso por la ruta normal del pico. Por el camino encontramos lo que parece la vertical salida de la Burra Pelaya. Pronto dejamos este camino para seguir por terreno rocoso, con algún que otro hito y alguna trepada, hasta el Cuello de Monte Perdido. Desde allí la vista del Pico de Añisclo y de la cresta que nos separa de él es majestuosa.

Pico de Añisclo desde el Cuello de Monte Perdido

En dicho cuello se puede ver la estética roca, que casi parece formar una cenefa, de debajo de la cima del Monte Perdido, y la cima.

Monte Perdido desde el Cuello de Monte Perdido

Desde aquí hacemos una sencilla grimpada y pronto alcanzamos la senda, bien trazada, que nos conducirá hasta el punto más alto del Parque Nacional y la tercera cota de todo el Pirineo, el Monte Perdido. Esta subida se nos hace bastante durilla, quizás por el cansancio acumulado, quizás porque la traza avanza por pedregral descompuesto, o por una combinación de ambas. Finalmente coronamos el pico, con grandiosas y amplias vistas, aunque hoy las nubes nos impiden disfrutar de ellas en toda su plenitud.

El grupo en la cima del Monte Perdido

El día de momento ha sido un completo éxito. Descansamos reconfortados por el panorama y el buen sabor de lo conseguido en la jornada de hoy.

Haremos el descenso ahora por la Vía de las Escaleras. Llegamos a la primera de ellas, cuyos pasos están calificados de grado III. Uno de los compañeros tiene problemas a medio destrepe en la primera de las escaleras y se le sale el hombro. Por suerte consigue salir hacia arriba e intenta bajar de nuevo. Se le vuelve a salir el hombro por lo que decidimos volver con él por la vía normal. 2 compañeros nuestros ya han descendido la primera escalera, por que decidimos separarnos. 2 irán por Las Escaleras y la otra mitad subiremos de nuevo a la cima y bajaremos por la vía normal. El plan es encontrarnos de nuevo en el lugar donde nos recogerá el autobús, cerca de los miradores de Ordesa.

Así pues hacemos el descenso por la vía normal, pudiendo pasar por el Lago Helado y las vías de acceso al Cilindro.

Cilindro de Marboré y Lago Helado

Pasamos, como no, por la famosa escupidera, tan delicada con nieve y ahora completamente huérfana de ella.

Descenso por la vía normal del Perdido

El descenso es continuo y entretenido. Por el camino paramos a comer algo. Seguimos descendiendo y en no mucho tiempo llegamos al Cuello de Góriz. Esperamos un rato a nuestros compañeros aquí, pues es un lugar clave donde podemos encontrarnos y desde el que podemos ver prácticamente la mitad del camino que nos queda hasta finalizar la ruta. Varias marmotas se dejan ver. Está finalizando el verano y ahora se dejan ver bastante pues se están aprovisionando para los tiempos más crudos que se avecinan.

Marmotas cerca del Cuello de Góriz

Después de esperar un rato optamos por seguir nuestro camino y esperar en el punto final, tal y como hemos quedado. El camino se nos hace un poco pesado, pues ya llevamos unas cuantas horas y metros de desnivel encima, pero finalmente llegamos al lugar de recogida. Después de un ratito llegan nuestros compañeros. Han tardado más porque han visto bajada directa por una zona que parecía practicable y han ido por allí destrepando. Aprendiendo caminos nuevos...

Al final el viento no ha impedido nuestra ruta, que ha sido altamente exitosa, y volvemos todos en condiciones a casa. Ahora a descansar que ya es hora.

¡Hasta la próxima!

Álbum fotográfico de la ruta al Pico de Añisclo y a Monte Perdido

Descripción de la ruta circular al Pico de Añisclo y a Monte Perdido  

 

 

 

 

·Etiquetas blog: 

Añadir nuevo comentario