Valle de Tena y Bujaruelo

Las opciones de rutas desde el Valle de Tena y desde Bujaruelo son casi infinitas. Aquí presentaremos sólo algunas.

El Valle de Tena es uno de los accesos más occidentales a las cimas más altas del Pirineo oscense. Desde Panticosa y los Baños de Panticosa, bien conocidos por sus aguas termales y el macro-proyecto de explotación turística que se desarrolló, podemos hacer sendas travesías hacia el Valle del Ara por diversos collados o ascender a las espectaculares cimas de más de 3.000 metros a las que se accede con facilidad desde allí. El Garmo Negro es una de las más visitadas en la zona, pues su acceso es rápido y su dificultad técnica reducida.

Si nos acercamos al lado de Sallent de Gállego tendremos acceso al circo de Respomuso y a otra cantidad enorme de cimas, destacando por encima de todas ellas el elegante y altivo Balaitús, a tocar de la técnica y estética Cresta del Diablo y de las Frondellas.

Desde Bujaruelo, puerta de entrada al Valle del Ara, tenemos el acceso occidental a los macizos de Monte Perdido y Vignemale. Además de todo esto, que ya tiene un apartado propio en la web, destacan un gran abanico de posibilidades si nos movemos del Valle del Ara hacia el Oeste. Éstas son las que incluiremos en este apartado, entre ellas el ascenso a la Peña de Ordiso o a dos preciosas atalayas como el Tendeñera y la Peña de Otal, muy poco frecuentadas para los maravillosos encantos que ofrecen.

Aquí os presentamos un mapa de la zona con las rutas de Xiruca marcadas con diferente color según su dificultad:

Dificultad de las rutas: